El Síndrome de Tourette.

Los pacientes con síndrome de Tourette tienen tics, gritan, insultan y escupen. Tienen un comportamiento agresivo con los demás y con ellos mismos.

Los culpables de este síndrome son los neurotransmisores, en especial, la dopamina, y, si bien existen terapias, todavía no se cura totalmente.

Hacen muecas, tienen espasmos en el rostro o en todo el cuerpo, pegan patadas en el piso, escupen, o de repente gritan.

Las personas que tienen esos tics sufren del síndrome de Tourette.

El síndrome de Tourette es una enfermedad neuropsiquiátrica que puede ser hereditaria y que comienza en la infancia, por lo general antes de la pubertad, desapareciendo, por lo general, en la edad adulta.

El síndrome de Tourette

Los enfermos de Tourette no pueden hacer nada para evitar los tics, que son transitorios o pueden volverse crónicos.

Así describen lo que sienten: “Es como si se tensara una cuerda de metal hasta que la cuerda ya no se puede estirar más, y entonces tiene que distenderse.”

La enfermedad es diagnosticada, generalmente, entre los 5 y los 18 años.

Palabrotas y obscenidades

Se tiene la creencia de que los que padecen el Síndrome de Tourette son personas agresivas verbalmente y que propinan insultos. Puede que lo hagan pero no es el rasgo más destacado.
tourett3Se sienten incomprendidos pues su vida social se reduce poco a poco hasta quedar aislados.
Nadie les comprende: de eso se lamentan todos..

¿Qué sabemos, entonces?

Lo que se sabe es que intervienen conductores cerebrales que afectan al comportamiento de estos pacientes.

Los neurotransmisores no funcionan adecuadamente. No procesan los deseos de la persona por eso los gritos o las patadas y los tics se hacen incontrolables.

Se sabe también, sobre Tourette, que se produce una cantidad grande de dopamina, un neurotrasmisor que se encarga de transmitir las señales entre las células nerviosas. Y, por su parte, es la dopamina la que hace que dejen de funcionar algunos centros cerebrales.

Tratamiento.

Los neurolépticos son las drogas que se utilizan para bloquear la dopamina.

El mal de Tourette aparece entre los cinco y los 18 años. 

Además del tratamiento farmacológico, se recurre a la estimulación cerebral en casos graves y en pacientes adultos.

Este método se utilizaba antes, hace más de 30 años, para enfermos de Parkinson. Consiste en colocar unos electrodos al paciente de forma subcutánea. Posteriormente se conectan a un generados que emite impulsos eléctricos que parece ser que hacen que los tics disminuyan o desaparezcan.

Los pacientes que han sido tratados con electroestimulación, en varias sesiones, al cesar notablemente sus tics, describen una sensación de “felicidad”.

El tratamiento ha de repetirse de forma cíclica para que la mejoría perdure. Pero no llevemos a falsas esperanzas. A día de hoy, este Síndrome no tiene cura.

En ocasiones, al llegar a la madurez, los tics desaparecen sin más. No hay explicación médica.

Se pretende tanto con la medicación como con la estimulación, lo que se busca es mejorar la calidad de vida del paciente. Y muy importante es dar a conocer la enfermedad para la comprensión social.

Escrito por Nuria Monje.

__________________________________________________________________________

El Centro Clínico y Dental MT está en Torrevieja, Alicante

Calle Pedro Lorca, 6

www.clinicatorrevieja.com

www.centroclinicoydental.com

centroclinicoydentaltorrevieja@gmail.com

Tfno. 966 29 05 07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s