Neuroblastoma en bebés y niños. Cáncer del tejido nervioso.

Es un tumor maligno, cáncer, que se desarrolla en el sistema nervioso.

Causas

El neuroblastoma puede presentarse en muchas áreas del cuerpo.

Se desarrolla a partir de tejidos que forman el sistema nervioso simpático, la parte del sistema nervioso que controla funciones del organismo como la frecuencia cardíaca  y la presión arterial, la digestión y los niveles de ciertas hormonas.

La mayoría de los neuroblastomas comienzan en el abdomen en las glándulas suprarrenales o cerca de la médula espinal o en el tórax. Los neuroblastomas pueden diseminarse a los huesos. Esto incluye la cara, el cráneo, la pelvis, los hombros, los brazos y las piernas.

También se puede diseminar a la médula ósea, el hígado, los ganglios linfáticos, la piel y alrededor de los ojos (órbitas).

Neublastoma2

Síntomas

Los primeros síntomas generalmente son fiebre, una sensación de indisposición general, malestar y dolor. También se puede presentar inapetencia, pérdida de peso y diarrea.

Otros síntomas dependen del sitio del tumor y pueden abarcar:

  • Dolor o sensibilidad en las caderas (si el cáncer se disemina a los huesos)
  • Dificultad respiratoria o tos crónica (si el cáncer se disemina al tórax)
  • Agrandamiento del abdomen (por un tumor grande o exceso de líquido)
  • Piel sonrojada, enrojecida
  • Piel pálida y de color azul alrededor de los ojos
  • Sudoración profusa
  • Frecuencia cardíaca rápida, taquicardia.

Los problemas del cerebro y del sistema nervioso pueden abarcar:

  • Incapacidad para vaciar la vejiga
  • Pérdida del movimiento o parálisis en cadera, piernas o pies (extremidades inferiores)
  • Problemas con el equilibrio
  • Movimientos incontrolables de los ojos o
  • movimientos de las piernas y los pies (llamados síndrome de opsoclonía-mioclonía u “ojos y pies danzantes”)

Pruebas y exámenes

Los signos varían según la localización del tumor.

  • El examen del abdomen con las manos, palpación, puede revelar una masa.
  • El hígado puede estar agrandado si el tumor se ha diseminado hasta dicho órgano.
  • Los tumores de la glándula suprarrenal pueden producir hipertensión arterial y frecuencia cardíaca rápida.
  • Los ganglios linfáticos pueden inflamarse.

Se toman radiografías y se hacen otros exámenes imagenológicos para localizar el tumor principal (primario) y para ver hasta dónde se ha propagado. Dichos exámenes abarcan:

  • Gammagrafía ósea.
  • Radiografías de los huesos
  • Radiografía de tórax.
  • Tomografía computarizada del tórax y el abdomen
  • Resonancia del tórax y el abdomen.

Otros exámenes abarcan:

  • Biopsia del tumor.
  • Biopsia de la médula ósea.
  • CSC (conteo sanguíneo completo) que muestra anemia u otra anomalía.
  • Estudios de coagulación, tasa de sedimentación eritrocítica.
  • Pruebas hormonales (exámenes de sangre para verificar los niveles de hormonas como catalecominas).
  • Gammagrafía con MIBG  (metayodobenzilguanidina).
  • Examen de orina de 24 horas para catecolaminas, ácido homovanílico (AHV) y ácido vanililmandélico (AVM).

 

Tratamiento

El tratamiento depende de:

  • La localización del tumor.
  • Cuánto y a dónde se ha propagado el tumor.
  • La edad del paciente.

En ciertos casos, la cirugía sola es suficiente, pero con frecuencia se requieren otras terapias. Se pueden recomendar medicamentos anticancerosos o quimioterapia si el tumor se ha diseminado e igualmente se puede utilizar la radioterapia.

La quimioterapia en dosis altas, seguida de autotrasplante de células madre, se está estudiando para su uso en niños con tumores de muy alto riesgo.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico varía. En los niños muy pequeños, el tumor puede desaparecer por sí solo, sin ningún tratamiento, o los tejidos del tumor pueden madurar y transformarse en un tumor benigno (no canceroso) llamado ganglioneuroma, que puede extirparse quirúrgicamente. En otros casos, el tumor se disemina con rapidez.

La respuesta al tratamiento también varía. El tratamiento a menudo es eficaz si el cáncer no se ha propagado. Si se ha diseminado, el neuroblastoma es mucho más difícil de curar. A los niños más pequeños con frecuencia les va mejor que a los niños mayores.

Los niños que reciben tratamiento para un neuroblastoma pueden estar en riesgo de padecer un segundo cáncer diferente en el futuro.

Posibles complicaciones

  • Diseminación, metástasis, del tumor
  • Daño o pérdida de la función del órgano u órganos involucrados

Nuria Monje

***************************************************

El Centro Clínico y Dental MT está en Torrevieja, Alicante

Calle Pedro Lorca, 6

www.clinicatorrevieja.com

www.centroclinicoydental.com

centroclinicoydentaltorrevieja@gmail.com

Tfno. 966 29 05 07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s